martes, 8 de diciembre de 2009

Murakami Haruki condecorado con la orden de las artes y las letras

Si no os suena este escritor contemporáneo japonés, que sepáis que en lo que a imaginación se refiere es un 100.


El Consejo de Ministros, a propuesta de la ministra de Cultura Ángeles González-Sinde, ha concedido la Orden de las Artes y las Letras de España al escritor japonés Haruki Murakami, "en reconocimiento a la personalidad creativa de una originalísima voz narrativa, creadora de una obra literaria que se ha convertido en un destacado referente de la literatura contemporánea". Desde la publicación de en España de su novela 'La caza del carnero salvaje', Murakami ha cosechado éxitos entre el público español.

Esta distinción, de carácter honorífico, se creó con el fin de reconocer la labor de aquellas personas físicas o jurídicas que se hayan distinguido en la promoción, puesta en valor y difusión de la cultura española y de la imagen de España dentro y fuera de nuestras fronteras, bien con sus obras, bien a través de su participación activa en diversos ámbitos de la creación artística o literaria.

Murakami (Kyoto, 1949) ha conseguido trascender su ámbito natal hasta convertirse en uno de los referentes más personales y consolidados del panorama literario mundial. Estudió literatura y teatro griegos en la Universidad de Waseda (Soudari) y escribió su primera novela a los treinta años.

Desde entonces, su continuada producción literaria le ha permitido recorrer con éxito la transición de novelista de culto a autor de prestigio. Su obra ha sido reconocida con importantes galardones japoneses e internacionales. 'Hear the wind sing' ganó en 1979 el Premio Gunzou a la mejor primera novela. Por su tercera obra, 'La caza del carnero salvaje' (1982), fue galardonado con el Premio Noma para Nuevos Escritores.

TRADUCCIONES Y CANDIDATO AL NOBEL

La siguiente novela, 'Hard boiled wonderland and the end of the world' le hizo merecedor del prestigioso Premio Tanizaki. En 1996, recibió el Premio Yomiuri, por 'Crónica del pájaro que da cuerda al mundo'. En el año 2006, obtuvo el Premio Franz Kafka y desde entonces su nombre suena anualmente entre los candidatos más firmes al Premio Nobel.

A partir del éxito obtenido con su novela 'Norwegian Wood' ('Tokio Blues') recorre prestigiosas universidades europeas y norteamericanas para dar clases y traducir del inglés al japonés a grandes escritores americanos: Raymond Carver, Scott Fitzgerald, Truman Capote, John Irving y J.D. Salinger, entre otros.

Autor esquivo hacia los actos públicos, Murakami aceptó viajar a España a principios de 2009 para recoger el Premio San Clemente, otorgado por los alumnos del Instituto Rosalía de Castro de Santiago de Compostela.

Fuente: Europa Press.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Kin no sakana

-Mira, encima de ese tejado hay un gatito. Ese gatito piensa que soy un pez...

Dijo la delgada, delgada Luna Creciente desde el cielo del oeste.

Ocurrió hace poco. En aquel campo, ese gatito había cogido un pez que parecía delicioso. Era un pez de color dorado y delgadito.

El gatito, era muy muy listo. Por la calle iba con su captura sin comérselo ni nada. Quería llevarlo para enseñárselo a su madre. Entonces...

-Ey Toko, llevas una buena pieza. De dónde lo has birlado.

El gatito se llamaba Toko. El que ahora lo seguía era Tama. Parece un nombre muy tierno pero era un gato de campo muy desconsiderado, de travesuras pesadas, que fue abandonado.

-¿Birlado dices? Mentira, mentira. En aquel lugar...

-Eh ¿estaba tirado por ahí dices? Ya sabía yo que estaría en un plato o en la despensa de una casa.

-No es cierto, mentira, te digo que estaba tirado en el campo.

-De acuerdo amigo de acuerdo. Llévatelo. Ya me aburre esto del pez. No quiero saber más.

Pero aunque dijo ésto, en verdad quería el pescado, no podía evitarlo.

-Chico, ese pez es de un color amarillo precioso, un pez de oro parece. Ey mira. Encima de ese tejado, fíjate.

Al decir ésto, señaló a la luna creciente.

-Qué, ¿parece delicioso verdad?
-¿Eh? ¿Pez dorado? ¿Eso es un pez?

Toko, diciendo ésto, quedó prendado observando al cielo y en un santiamén el gato Tama arrebató la presa a Toko y su silueta desapareció sin dejar rastro.

El pobre Toko, todavía se piensa que soy un pez. Y todos los días cuando se hace de noche, subiéndose al tejado más alto que encuentra me sonríe. Ayer trajo también a su madre.

-Madre, cógelo. Coge mi pez dorado. Rápido madre.

Mamá gato escuchaba afectuosamente.

-Hijo, escúchame. No me gusta que quieras todas las cosas para ti. No hay en el mundo entero un pez tan hermoso como éste. Si alguien se lo comiera, nadie podría verlo. Nadie puede alcanzarlo para comérselo, por eso está ahí para siempre. Aquel es el pez de todos. El pez dorado de todos...

lunes, 16 de noviembre de 2009

Español e inmigrantes

Nuestro presidente del gobierno, a riesgo de ser tachado de impopular, siguiendo los objetivos de su programa del 2004 decidió ofrecer regularizaciones para los inmigrantes que residían en la península y tuvieran una serie de requisitos, que en definitiva vino a ser un plazo de duración de la estancia constatada con algún tipo de documentación. Para muchos extranjeros fue un gran problema, ya que los empresarios en ocasiones obviaban los derechos fundamentales de los trabajadores y sus esfuerzos y tiempo no aparecían reflejados en ningún documento al uso. Tras penuria y media las familias e individuos que lo lograban estaban de enhorabuena.

La percepción de la inmigración como un problema por parte del gobierno no era tal cosa, sino que gracias a la regularización, formaba parte de un proceso de inserción social, en el cual la mano de obra inmigrante era importante y esencial para engrasar la maquinaria productiva del estado español.

Por otra parte, es bien conocida la afluencia de embarcaciones caseras procedentes del continente africano de personas que buscan una oportunidad mejor que la que puede ofrecerles su país de origen. En condiciones extremas cruzan la mar llegando hasta nuestras costas soñando con un nuevo amanecer. Este tipo de intentos y muchos otros que desafían los poderes de la imaginación se conocen como inmigración ilegal.

El caso es que por a o por b, la nueva realidad social que acoge a los ciudadanos de diversas nacionalidades, hace imprescindible que cada ciudadano tenga un cierto nivel de competencia en la lengua del país que vive. Y en España, para los ciudadanos extranjeros que no comparten nuestra lengua, y en algunos casos siquiera han tenido la fortuna de tener una educación, aprender español es una verdadera necesidad.

Las clases de español para inmigrantes, debido a la novedad de la demanda, por lo general fueron impartidas por voluntarios en centros sociales, colegios o similar. Estos héroes anónimos podían ser desde estudiantes universitarios a la frutera, pasando por licenciados en paro, si bien profesionales se han unido a proyectos concretos. A partir de aquí quería aplaudir iniciativas como la de los cursos de la Fundación Caja Madrid, o la del gobierno de Aragón de elaborar un DVD con contenidos y actividades para la enseñanza del español.


Ejemplo de oferta de voluntariado en Málaga.



Ofertas de voluntariado presencial
Detalle de la oportunidad seleccionada

*
Nombre de organización
Asociación Marroquí para la Integración de los Inmigrantes
*
Título
Profesor/a de español para inmigrantes
*
Descripción
Se necesita profesores/as para impartir clases de español a un grupo de inmigrantes en la sede de la Asociación.
*
Perfil/Requisitos
Se necesita profesores/as para impartir clases de español a un grupo de inmigrantes en la sede de la Asociación.
*
Adecuado para
*
Categorías
Inmigración, refugio y asilo
*
Subcategorías
Acompañamiento/Acogida
*
Aficiones/Pasiones
*
País
España
Provincia
Málaga
*
Municipio
Ambito Provincial
Distrito/Barrio
Centro
*
Tipo
Continua :esta oportunidad requiere de un compromiso continuado
*
Dedicación
Menos de 4 horas mensuales.
*
Fecha de inicio
Inmediata
Fecha límite de inscripción
16/03/2010


http://noticiasjovenes.com/index.php?name=News&file=article&sid=22839

jueves, 29 de octubre de 2009

Letra A

La letra A comenzó probablemente como el pictograma de la cabeza de un bovino, en los jerogíficos egipcios y en la temprana escritura semita usada en el 1500 a.c. en la península del Sinaí, alrededor del 1000 a.c., en Biblos y otras localizaciones fenicias y cananeas. Se dio una forma lineal al símbolo que fue la fuente de todas las formas lineales posteriores. En las lenguas semitas este signo fue llamado Álef, que significa buey.

Los griegos no hacían uso del sonido Álef, oclusión glotal (parecido a la s aspirada andaluza), así que usaron el signo para la vocal A. También cambiaron su nombre por Alfa. Emplearon varias formas del signo, incluyendo el ancestro de nuestra a mayúscula. Los romanos adoptaron ésta al latín y es el origen de nuestra actual a.